fbpx
enfermedad de Lyme
La enfermedad de Lyme es un tipo de infección transmitida a través de la picadura de garrapatas en mamíferos. En la provincia de Lugo es donde se han detectado más casos, probablemente por sus condiciones atmosféricas y por la cantidad de gente que trabaja, vive o realiza ocio en el campo.

Debido al ciclo vital de la garrapata, la enfermedad suele iniciarse a finales de la primavera o en verano, aunque puede aparecer en cualquier época del año.

Las manifestaciones que no son exclusivas de esta enfermedad por lo que en ocasiones es difícil de detectar. De ahí que se conozca como “la gran imitadora”.

Etapas de la enfermedad de Lyme

La enfermedad suele seguir tres etapas:

1.ETAPA I: Temprana 

ojo de buey Lyme

Aparece la lesión clásica: Erytema Mygrans en el sitio de la mordedura. Se trata de una lesión cutánea de color rojizo – violáceo, indolora, que crece de manera centrífuga mientras su centro de aclara (“en ojo de buey”).

Esta fase es común que se acompañe de manifestaciones inespecíficas como síntomas gripales, tos, rinitis, sinusitis y cefalea.

2.ETAPA II: Diseminación temprana

La bacteria comienza a propagarse por todo el cuerpo. Las manifestaciones pueden presentarse desde una semana después de la picadura hasta meses más tarde. Las bacterias se diseminan al sistema músculo – esquelético, sistema nervioso central y corazón.

Los pacientes presentan síntomas como: fiebre, cefalea, rigidez nucal, dolor musculoesquelético generalizado, artralgias y ataca al estado general.

3.ETAPA III: Diseminación tardía

La bacteria ya se ha propagado por todo el cuerpo. Puede ocurrir hasta un año después de la infección. Y es que las bacterias pueden sobrevivir en algunos órganos y sistemas desencadenando manifestaciones crónicas y de difícil diagnóstico.

Pueden provocar más alteraciones dermatológicas, artritis persistente, encefalopatía, desórdenes neurológicos y cardiopatías.

Cuando esta enfermedad de cronifica, engloba un conjunto de síntomas que no cuentan con un respaldo científico que las ligue a esta enfermedad. Por lo que muchas veces los pacientes quedan desprotegidos.

Diagnóstico

La gran variedad de manifestaciones hace que el diagnóstico resulte difícil. Además el período de incubación puede durar entre 3 y 32 días, dificultando aun más su detección.

Hoy en día se utilizan diferentes métodos para diagnosticarla. Sin embargo, la gran mayoría son poco sensibles o no están validados por la sociedad científica.

Como resultado, al ser “la gran imitadora” y carecer de métodos específicos de diagnóstico, muchas veces pasa desapercibida. Lo que complica el cuadro clínico de paciente y lo deja desprotegido.

Tratamiento

El tratamiento más usual es con antibióticos. Con buenos resultados a corto plazo. Pero también hay polémica en cuanto a esto ya que un porcentaje mínimo de pacientes tras recibir tratamiento adecuado y resolver los signos objetivos de la enfermedad, continúa presentando fatiga, dolores osteomusuculares, dificultad para la concentración y otros síntomas que duran más de 6 meses y que se han denominado “síndrome post – Lyme”.

Tampoco existe ninguna vacuna comercializada para evitar la enfermedad de Lyme. Y, de momento, el mejor método para evitarlo, es prevenir la picadura.

La fisioterapia en la enfermedad de Lyme puede:

  • Disminuir los dolores musculares
  • Mejorar la movilidad nerviosa
  • Realizar un trabajo de fuerza específico para paliar las consecuencias de la enfermedad
  • Mejorar el rango de movimiento
  • Ganar flexibilidad en los tejidos lesionados

Además, en caso de padecer consecuencias pulmonares también se puede aplicar la fisioterapia respiratoria para mejorar la capacidad pulmonar y facilitar la secreción de mucosidades. Al igual que la fisioterapia en patologías del corazón puede ayudar a recuperar, en la medida de lo posible, las consecuencias del Lyme.

Consejos

garrapata

  1. Revisa la piel de forma minuciosa. El tamaño de una garrapata puede ir desde la cabeza de un alfiler hasta el de un grano de maíz.
  2. Para poder transmitir la bacteria es necesario que permanezca en nuestro cuerpo entre 24 y 36 horas. Si ves una, lo ideal es sacarla cuanto antes.
  3. No todas las garrapatas transmiten la enfermedad. Pero si te ha picado una, es aconsejable estar atentos a cualquier alteración y/o consultar con un especialista.
  4. Si te ha picado una garrapata NO UTILICES ACEITES, NI REPELENTES, NI INTENTES DARLE UN MANOTAZO. Si se queda la cabeza dentro, se aplasta o se le suelta la dentadura, las bacterias pueden quedar dentro de tu cuerpo. Mantén la calma y sácala lentamente con unas pinzas para que salga entera.
  5. Si vas a salir al campo, lo ideal es poder llevar un pantalón largo y entremeterlo en los calcetines

Ana González

Fisioterapeuta
982 87 37 99
Nº registro sanitario psicología clínica reactive: C-27-001210
Nº registro sanitario odontología reactive: C-27-001203
Nº registro sanitario fisioterapia reactive: C-27-001127
Nº registro sanitario terapia ocupacional reactive: C-27-001128
Nº registro sanitario podología: C-27-001180
Otros servicios que no requieren de autorización sanitaria:
Dietista - Nutricionista
Entrenamiento

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies