fbpx
helados

Los helados son una búsqueda constante en verano. Sus variados colores, olores, sabores y texturas atraen al playero consumidor que busca refrescarse y matar su sed.  Tenemos varios tipos de helado disponibles en el mercado, pero no es que destaquen demasiado a nivel nutricional. En este post analizaremos las distintas variedades y unas alternativas un tanto más saludables.

 

Helados comerciales

Son la opción más universalmente presente. Marcas como Camy, Kalisse o Frigo comercializan este tipo de helados que se presentan como sólidos, cremosos o en forma de polos. En este caso estos helados suelen contener un exceso de azúcar y un exceso de grasa saturada.

Veamos por ejemplo el caso de Maxibon Cookie (vía fatsecret)

Kcal 315
Proteína (g) 3,7
Carbohidratos (g) 34,8
Azúcares (g) 25,9
Grasa total (g) 17,6
Grasa saturada (g) 12,3
Fibra (g) 1,2
Sodio (mg) 0,07

Resumen: denso en energía, pobre en fibra, alto en grasa saturada y azúcares. Perfecta combinación de grasa y azúcar para tentar al consumidor a repetir otra unidad. Y ahí ya va el valor calórico de una comida entera. De hecho en los ingredientes no faltan los azúcares, maltodextrinas, almidones, grasas vegetales (coco y girasol) y otros glicéridos de ácidos grasos, mantequilla o extracto de malta (que a la postre son azúcares de nuevo).

 

Helados artesanos

Los helados artesanos son en sí mismos una contradicción a su nombre. Realmente el Real Decreto 618/1998 de 17 de abril define al heladero artesano como:

aquellas personas naturales o jurídicas que dediquen su actividad a la elaboración de helado, mediante un proceso en el que la intervención personal constituye el factor predominante, obteniéndose un resultado final individualizado, que no se acomoda a la producción industrial mecanizada o en grandes series

Como podemos observar, tan sólo hace referencia al proceso de elaboración como mayoritariamente de intervención. Pero ello no garantiza que las calidades nutricionales de los helados sean las óptimas o que las características de elaboración sean adecuadas. Dicho esto, no es que sean los helados más adecuados sobre todo sin incluyen ingredientes como el chocolate (que realmente es puro azúcar y nulo cacao). O en casos más rocambolescos, el helado de oreo o el de nocilla, que ya de por sí son ultraprocesados de claro riesgo para la salud.

El caso de los helados artesanos es más difícil de calcular que los comerciales. Principalmente depende de la materia prima que dispongan, pero dudo que contenga pulpa de la fruta entera (teniendo entonces la misma problemática que los zumos, que elevan en exceso la glucemia por falta de fibra). También tienen es posible que tengan azúcar añadido o grasas para hacer la emulsión. En algunos casos se pueden elaborar a partir de mezclas líquidas, concentradas o deshidratadas que al congelarlas generen el helado deseado.

Depende de la materia prima, pero vamos a ver un barquillo y una bola de helado (vamos a ver la de fresa por ejemplo) por separado (y valores por 100g):

 

Barquillo:

Kcal 401
Proteína (g) 7
Carbohidratos (g) 79
Azúcares (g) 39
Grasa total (g) 6,3
Grasa saturada (g) 1,9
Fibra (g) 1,7
Sodio (mg) 0,2

 

Helado de fresa:

Kcal 192
Proteína (g) 3,2
Carbohidratos (g) 27,6
Azúcares (g) 8,4
Grasa total (g) 8,4
Grasa saturada (g) 5,19
Fibra (g) 0,9
Sodio (mg) 188

 

En definitiva, volvemos a observar un superávit calórico y un exceso de azúcar sobre todo.

Tipos de helados

Tanto en comerciales como artesanos, los helados se clasifican de la siguiente manera

  • Helado crema (mínimo 8% materia grasa solo láctea)
  • Helado de leche (mínimo 2,5% materia grasa solo láctea)
  • Helado de leche desnatada (máximo 0,30% materia grasa solo láctea)
  • Helado (a secas) (mínimo 5% materia grasa alimenticia; aquí la hemos liado)
  • Helado de agua (polo)
  • Sorbete (también conocido como granizado) (mínimo 15% de frutas, lo que no garantiza fruta entera)
  • Postre de helado: cualquiera de las presentaciones anteriores, pero «decorado»con productos alimenticios (hola toppings!)

Además del sorbete, los helados antes citados pueden elaborarse con frutas en masa o equivalentes en zumos concentrados o naturales (es decir, sin fibra).

¿Qué nos quiere decir esto? Pues que no hay límite superior de masa grasa ni hay límite para el azúcar que pueda llevar. Además, en el helado no de leche la materia grasa puede provenir de grasas no demasiado saludables, como la de palma. Y en el caso del azúcar ya no tenemos ni menciones.

El caso de los polos es algo sangrante, puesto que aunque aparentemente parezcan agua, también van azucarados hasta los topes.

 

Alternativas

Es relativamente fácil pensar en alternativas saludables a este tipo de helados presentes en el mercado, por ejemplo:

  • Helado de yogur natural congelado con canela Ceylán (muy fácil: ¡clavarle una cuchara y al frigo!)
  • Helado de yogur natural con tropezones de cerezas
  • Helado de aguacate y plátano
  • Helado de té verde y leche
  • Helado de plátano y pizca de cacao puro
  • Helado de leche entera con canela Ceylán o cacao puro
  • Polo de sandía
  • Polo de agua saborizada con rodaja de naranja o limón

En casos no tan fáciles como el del yogur, necesitaremos una batidora para la fruta, pero es importante conservar la pulpa de la fruta. En los supermercados, grandes superficies o vía online venden moldes de silicona para hacer helados y también palos de madera para clavárselos y poder agarrar el helado.

 

Conclusiones

Partiendo de la base que podemos generar nuestros propios helados de manera saludable, si consumimos frecuentemente estos alimentos es bueno disponer de ellos en casa. En caso de estar fuera de casa, tener en cuenta que los helados comerciales son un riesgo importante para la salud y de cara a la ganancia de peso. Hablando de los artesanos, a priori mejor opción, si conocemos el método de elaboración y los ingredientes, podemos consumirlos de cuando en vez; en caso contrario pensémoslo dos veces.  Os animo a pedir la lista de ingredientes, si os coincide ir a comprar un helado de este estilo.

 

Ricardo Estévez
NUTRICIONISTA

info@ricardoestevez.es
600 01 70 01

 

CategoryNutrición
Nº registro sanitario psicología clínica reactive: C-27-001210
Nº registro sanitario odontología reactive: C-27-001203
Nº registro sanitario fisioterapia reactive: C-27-001127
Nº registro sanitario terapia ocupacional reactive: C-27-001128
Nº registro sanitario podología: C-27-001180
Otros servicios que no requieren de autorización sanitaria:
Dietista - Nutricionista
Entrenamiento

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies