fbpx
tendinosis

Las patologías en el tendón son un problema frecuente, especialmente las de hombro. Pero presentan un gran problema y es que a menudo no responden bien a ciertos tratamientos. ¿Por qué puede ser esto? La respuesta está en que dichos tratamientos están basados en la creencia de que el tendón está “inflamado” cuando en realidad no es así. Por eso os quiero explicar hoy un poco por encima y en términos generales, qué ocurre realmente cuando se daña un tendón.

¿Qué es un tendón?

Un tendón es una estructura anatómica que conecta el músculo al hueso.

¿Cuál es su función?

Transmitir fuerzas para producir movimiento y amortiguación absorbiendo fuerzas externas para evitar dañar el músculo.

¿Cómo se daña el tendón?

Cuando se ejerce una fuerza de tracción sobre el tendón superior al 4% de su longitud en reposo se produce una rotura fibrilar. Si se llega al 8-12% se puede producir una rotura total de dicho tendón. 

Esta sobrecarga puede darse por:

Factores extrínsecos

  • Carga repetitiva anormal que conduce a microtraumatismos acumulativos
  • Alteraciones en la biomecánica
  • Alteraciones posturales
  • Falta extensibilidad muscular
  • Actividad laboral
  • Actividad deportiva

Factores intrínsecos

  • Envejecimiento
  • Anomalías anatómicas
  • Sexo
  • Laxitud articular
  • Debilidad muscular
  • Técnica deportiva
  • Factores psicológicos
  • NUTRICIÓN
  • OBESIDAD

¿Tendinitis?

Hasta hace años se consideraba que el dolor a nivel de un tendón comportaba la presencia de un componente inflamatorio y se utilizaba (y continúa utilizándose) el término “tendinitis”. Sin embargo, la evaluación de esos tejidos mediante biopsias ha mostrado que no existen signos de inflamación y, por tanto, no deberían utilizarse esas palabras.

¿Qué ocurre entonces?

En lugar de existir un proceso inflamatorio como se creía, lo que se produce son una serie de cambios estructurales compatibles con procesos degenerativos.

Cuando se produce un daño en el tendón, se ponen en marcha los mecanismos de reparación tendinosa. Pero estos procesos normales de reparación son defectuosos porque producen un tendón degenerado con alteraciones en su estructura. Esta reparación defectuosa disminuye la capacidad del tendón para soportar cargas haciendo que la tendinopatía se mantenga en el tiempo. A este proceso se le conoce como tendinosis. Y, como explicaba, este proceso no tiene signos histológicos o clínicos de respuesta inflamatoria.

Fases de una reparación normal

  • Fase inicial: 1º al 3º día. Infiltración de neutrófilos y macrófagos con edema y proliferación capilar.
  • Formación de tejido de granulación (4º-21º día. Es muy vulnerable todavía. La resistencia a fuerzas de tensión comienza a crecer a partir de la 3ª semana.
  • Callo tendinoso (30º día). Pasa por un fase de maduración y remodelación que puede durar hasta un año o más.
  • Maduración de colágeno y alineación de las fibras: 5-6 meses. 

Según algunos autores, las propiedades biomecánicas se recuperan al cabo de 12 meses, pero otros consideran que esta recuperación nunca es completa y deja un déficit permanente del 20-30%.

Este tendón cicatrizado tiene más colágeno tipo III, mal organizado y más frágil, que el tendón sano.

Es fundamental conocer las duraciones de la reparación tendinosa, tanto con relación al tratamiento médico como a la evolución rehabilitadora.

¿Entonces no existe la tendinitis?

Sí que existe. Pero probablemente esté presente en un breve período de tiempo. Por lo que lo más probable es que la mayoría sean tendinosis crónicas en el momento en el que el paciente solicita tratamiento.

Pero… y si me duele ¿tampoco hay inflamación?

No. El dolor es un factor que aún no está muy definido. Pero parece ser que está relacionado con cambios que sufre el tendón degenerado (que no inflamado). Estos cambios inducirían la liberación de sustancias que provocan dolor. Y, si las cargas se ejercen de manera continua pueden perpetuar en dolor aun en ausencia de daño (sensibilización central).

Conclusiones 

  • El término más adecuado para denominar este tipo de situaciones es el de “Tendinopatía“- Hace referencia a una lesión tanto aguda como sobrecargas del tendón.
  • Tendinosis” es la degeneración del tendón sin signos histológicos o clínicos de cualquier respuesta inflamatoria. Éste suele ser el caso de la mayoría de los tendones por los que se solicita atención sanitaria.
  • Tendinitis” es una condición bajo la cual el tendón muestra una respuesta inflamatoria.
  • El tendón dañado se recupera mediante un tejido cicatrizal más frágil. Por lo que es importante tenerlo en cuenta tanto en su recuperación como en el retorno a la actividad deportiva y/o laboral.
  • Las propiedades mecánicas pueden tardar incluso un año en recuperarse.
  • Que exista dolor, sigue sin implicar que exista inflamación.

Una vez teniendo claro estos conceptos y la fisiopatología de las tendinosis, es cuando se puede plantear un tratamiento lógico en función del estado del tendón, cronología de la lesión y la carga que pueda o no soportar. En próximos artículos abordaremos su tratamiento.

Ana González

Fisioterapeuta
982873799
Nº registro sanitario fisioterapia reactive: C-27-001127
Nº registro sanitario terapia ocupacional reactive: C-27-001128
Nº registro sanitario podología: C-27-001180
Otros servicios que no requieren de autorización sanitaria:
Dietista - Nutricionista
Entrenamiento

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies