enfermedad de parkinson

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por una deficiencia progresiva de dopamina. La dopamina es esencial para poder ejecutar de manera eficaz y armónica nuestros movimientos. Esta pérdida ocasiona la aparición de síntomas motores como:

  • Bradicinesia. Lentificación de los movimientos, especialmente de los voluntarios complejos.
  • Hipocinesia. Movimiento corporal disminuido. Se manifiesta en acciones repetitivas como la escritura o en la expresión facial reducida.
  • Rigidez. Debido al aumento del tono y contracción excesiva y continua de los músculos
  • Temblor
  • Inestabilidad postural: que conduce con el tiempo al deterioro del equilibrio y caídas frecuentes con el consiguiente riesgo de fracturas.

Pero las personas con Parkinson también presentan otros síntomas no motores. Entre ellos: depresión, fatiga, ansiedad, trastornos del sueño y déficit olfativo.

Además de todas esta sintomatología, una de gran importancia es la afectación de la función respiratoria. Sobre ella os hablamos un poco más en detalle en artículo de hoy.

 Disfunción respiratoria en la enfermedad de Parkinson

La disfunción respiratoria es una característica relativamente desconocida en la enfermedad de Parkinson. Esta enfermedad provoca debilidad en la musculatura de las vías respiratorias.

La debilidad de esta musculatura implica cambios en la deglución, en la tos y en el habla. Y también dificultad para respirar.

Esta debilidad conlleva a que las personas que padecen Parkinson tengan mayor tendencia a sufrir infecciones pulmonares. Esto se debe  a su dificultad para toser de una manera efectiva según avanza la enfermedad.

La debilidad de los músculos inspiratorios puede estar presente ya en las primeras etapas de la enfermedad. Todavía se desconoce cómo progresa a lo largo del tiempo. También cual sería su manejo correcto. Pero si se sabe las consecuencias que tiene en etapas avanzadas. En esa etapa la expansión pulmonar limitada y existe una menor distensibilidad del tórax. Esto conlleva consecuencias como:

  • tos menos efectiva
  • aspiración de saliva, líquidos y alimentos
  • empeoramiento de la disfagia
  • mayor probabilidad de aparición de neumonía por aspiración

Entrenamiento de los músculos respiratorios en la enfermedad de Parkinson

El entrenamiento de los músculos respiratorios ha de ser por tanto una parte importante en el programa de rehabilitación de pacientes con enfermedad de Parkinson.

Y es que los músculos que participan en la respiración se pueden entrenar igual que otros músculos del sistema musculoesquelético. Se sabe que los músculos respiratorios también responde a estímulos de entrenamiento a través de adaptaciones en su estructura.

¿En qué consiste?

El entrenamiento de los músculos respiratorios en pacientes con Parkinson consiste en someter a esta musculatura a una resistencia que tiene que vencer para mantener o generar un flujo de aire.

Las intervenciones de entrenamiento respiratorio en personas con Parkinson muestran efectos muy positivos a diferentes niveles. Por tanto deben considerarse como una posible opción de tratamiento. 

Beneficios

Los beneficios que muestra son:

  • Mejoría en la deglución
  • Mejora de aspectos fonatorios
  • También se observa mejoría en la tos siendo ésta más eficaz
  • Mejora las presiones inspiratoria y espiratoria máximas (indicadores indirectos de la fuerza de la musculatura respiratoria)
  • Aumenta capacidad de rendimiento aeróbico
  • Reduce la percepción de disnea

Ejercicio terapéutico

Pero no solo hemos de centrarnos en la musculatura respiratoria. Los pacientes con Parkinson característicamente muestran una postura en hipercifosis. Esto quiere decir que se encuentran «más enchepados» debido a que su columna dorsal se flexiona. Esta postura también va a condicionar la respiración de manera que:

  • La caja torácica tiene menor movilidad, por tanto, menor capacidad de expansión
  • La musculatura intercostal («entre las costillas») pierde su elasticidad
  • El diafragma disminuye su movilidad

Por tanto, para mejorar la función respiratoria también será necesario añadir:

  1. Reeducación de las fibras del diafragma
  2. Ejercicios de expansión costal
  3. Ejercicios de extensión torácica
  4. Ejercicios de reeducación de la respiración

Conclusión

  •  Es necesario incluir ejercicios de entrenamiento respiratorio en pacientes con Parkinson
  •  Los ejercicios entrenamiento de los músculos respiratorios mejoran la función motora y también la funcionalidad del paciente de Parkinson.
  •  El entrenamiento de la musculatura respiratoria reduce el riesgo de complicaciones, como por ejemplo, por enfermedades respiratorias.
  •  En la mejora de la función respiratoria en el paciente con Parkinson también deben incluirse ejercicio terapéutico orientado a flexibilidad la caja torácica y reeducar el patrón respiratorio.

Ana González

Fisioterapeuta
982873799
Nº registro sanitario logopeda reactive: C-27-001230
Nº registro sanitario psicología clínica reactive: C-27-001210
Nº registro sanitario odontología reactive: C-27-001203
Nº registro sanitario fisioterapia reactive: C-27-001127
Nº registro sanitario terapia ocupacional reactive: C-27-001128
Nº registro sanitario podología reactive: C-27-001180
Otros servicios que no requieren de autorización sanitaria:
Dietista - Nutricionista
Entrenamiento