esguince de tobillo
El termino esguince indica que existe una lesión ligamentosa. El esguince se produce debido a un estiramiento excesivo de las estructuras que provoca una reacción inflamatoria.

Sus principales manifestaciones son:

  • Dolor
  • Edema
  • Limitación del movimiento articular

Consecuencias de un esguince de tobillo

Pero, en un esguince, no solo se produce una lesión estructural en los ligamentos. También se producen modificaciones anatómicas y alteraciones en el sistema sensitivo que afectan a la estabilidad de la articulación. 

– La musculatura encargada de rectificar el gesto, tardará más en activarse. Con lo cual, ante otro movimiento brusco, es probable que volvamos a sufrir un esguince de tobillo.

– La propiocepción se verá alterada. Esto es la capacidad que tiene el cuerpo para detectar el movimiento y posición de las articulaciones.

– Los ligamentos lesionados presentan una laxitud residual que predispone a sufrir más esguinces.

Hipomovilidad articular: esto es, limitación del rango articular del tobillo. Esto puede darse en diferentes articulaciones. La más frecuente y evidente es la limitación de la flexión dorsal de tobillo (cuando llevamos la punta de los dedos hacia arriba).

– Modificaciones en la pisada: la longitud del arco plantar se ve disminuida. En la marcha, los centros de presiones también se modifican y aumenta de forma significativa la posición de inversión durante la fase de apoyo. Esto hace más vulnerables a los elementos de estabilización de esta y otras articulaciones vecinas.

Si a esta situación le sumamos una rehabilitación inadecuada o una reincorporación a la actividad deportiva demasiado precoz las posibilidades de poder sufrir una posible recaída se multiplican. Por eso, es típico que después de esta lesión la persona experimente:

  • Disminución del rango de movimiento
  • Edema permanente
  • Sensación de inestabilidad

Tratamiento

Para el tratamiento de lesiones agudas se utiliza el método R.I.C.E que hace referencia a Reposo, hielo (Ice), Compresión y Elevación. Por eso el tratamiento inicial consistirá en:
  • En un primer momento, se recomienda reposo. Pero en cuanto el dolor y la inflamación lo permita se debería llevar a cabo un reposo relativo, intentando apoyar en pie en cuanto sea posible.
  • Aplicar hielo: reduce la inflamación y controlando el dolor
  • Vendaje compresivo: para prevenir la inflamación y favorecer la recuperación de los tejidos lesionados
  • Elevar el miembro lesionado: permite el drenaje del edema

De manera complementaria se podría administrar medicación antiinflamatoria y analgésica si el daño fuese tal que lo precisase. Pero preferimos optar siempre por evitar tomar fármacos.

Fisioterapia en el esguince de tobillo

Vendaje funcional

Con el vendaje funcional conseguimos una movilidad parcial del tobillo mientras va disminuyendo la inflamación y regenerándose el tejido.

Es importante señalar en este punto que NO SIRVE CUALQUIER TIPO DE VENDAJE. El que suelen hacer en el hospital o en cualquier PAC consiste simplemente en inmovilizar la zona dándole vueltas a la venda alrededor del tobillo con un vendaje con cierta elasticidad.

Pero en fisioterapia el vendaje que hacemos es mucho más específico. Las tiras de tape (más rígido) se colocan en diferentes direcciones, cada una de ellas con una función específica. En general su función es inmovilizar SOLO el movimiento doloroso lesional, mientras que el resto están más libres. Así permitimos la movilidad parcial y el ejercicio moderado mientras el tobillo está recuperándose.

Puede que, en función del grado de esguince de tobillo que sufras, necesites un vendaje menos rígido, más elástico, que te permita mayor movilidad. Por eso disponemos de diferentes materiales para realizar los vendajes con más o menos elasticidad.

Movilización

La velocidad de regeneración de los tejidos se relaciona directamente con el metabolismo aeróbico en el tejido lesionado, así cuanto más se mueve la zona más oxígeno llegará a la zona, y por tanto va a tener una regeneración mayor. El aumento de llegada de sangre va a aumentar el número de células inflamatorias, que van a destruir el tejido dañado, además va a existir una regeneración más intensa de nuevos capilares.

Fortalecimiento

Tras el esguince, mientras no se reestablezcan adecuadamente los mecanismos de control motor y el proceso de reinervación del tejido afectado, van a darse déficits de fuerza muscular. Por lo que se hace necesario evaluarla para restaurar los valores normales en aquellos en que se objetive una debilidad.

El protocolo de fortalecimiento sigue una progresión desde ejercicios isométricos (sin movilidad de la articulación) a isotónicos (con movilidad del tobillo). Así lograremos reforzar el papel de la musculatura estabilizadora obteniendo un músculo más fuerte, pero también más rápido ante un movimiento inesperado.

Propiocepción

La propiocepción, como comentaba, es el sentido que informa al organismo de la posición del cuerpo. Cuanta mayor sensibilidad propioceptiva tengamos, más estabilidad tendremos en el tobillo. Lo que se pretende con el trabajo de propiocepción es “crear conexiones” con el centro de control de la postura (en el tálamo) para restaurar el control de la actividad muscular. En este sentido es importante trabajar el equilibrio estático (cuando estamos quietos) como el dinámico (cuando estamos en movimiento).

Conclusiones

Es importante tener en cuenta que cuando sufrimos un esguince de tobillo se producen una serie de daños que, de no tratarlos, pueden cronificarse y predisponernos a sufrir esguinces de repetición. Ante la duda, acude siempre a un médico para que descarte cualquier tipo de lesión ósea. Pero después deberías de tener en cuenta realizar una adecuada rehabilitación del mismo para prevenir todos los detalles que os hemos comentado.

Ana González

Fisioterapeuta
982 87 37 99
Nº registro sanitario logopeda reactive: C-27-001230
Nº registro sanitario psicología clínica reactive: C-27-001210
Nº registro sanitario odontología reactive: C-27-001203
Nº registro sanitario fisioterapia reactive: C-27-001127
Nº registro sanitario terapia ocupacional reactive: C-27-001128
Nº registro sanitario podología reactive: C-27-001180
Otros servicios que no requieren de autorización sanitaria:
Dietista - Nutricionista
Entrenamiento