medicación

Por regla general a medida que vamos envejeciendo, mayor va siendo, la cantidad de medicación que nos vemos obligados a tomar para mantener nuestra salud. Como consecuencia de ello, debemos tener un control y seguimiento exhaustivo de los medicamentos. Con el fin de que estos sean lo más eficaces y menos dañinos para nuestro organismo. Ya que el uso de diferente medicación lleva implícito un cierto riesgo en cuanto a interacciones y efectos secundarios.

Sin embargo, la gestión de la medicación, sigue siendo a día de hoy un gran reto para muchas personas mayores. Ya que la mayor parte de las personas mayores con tratamientos de larga duración no toman la medicación según la prescripción médica.

¿Y esto a que es debido?

Pues por un lado a que en la mayor parte de los casos, la persona mayor no adquiere un papel activo en el proceso de gestión de su enfermedad. Es decir, no conoce ni entiende la enfermedad, así como el tratamiento prescrito y la importancia de cumplirlo. Esto último debido a un desconocimiento de la utilidad de la medicación (beneficios) y los posibles efectos adversos de la misma.

A la vez que no existe una relación médico-paciente basada en la confianza que permita la participación activa en todo el proceso de tratamiento. Lo que provoca un desconocimiento en relación a la enfermedad, medicación y hábitos de vida asociados.

A lo que se le debe añadir la posibilidad de que la persona mayor padezca algún tipo de limitación asociada para cumplir de forma correcta con el tratamiento farmacológico tales como:

  • Patologías neurológicas que provoquen una afectación cognitiva tales como:
    • Demencia senil.
    • Demencia tipo Alzheimer.
    • Enfermedad de Parkinson.
    • Daño cerebral (ictus).
    • Etc.
  • Trastornos psiquiátricos como la depresión, ansiedad, etc.
  • Pérdida de destreza manual.
  • Déficit visual como consecuencia de cataratas, glaucoma, presbicia, degeneración macular, etc.
  • Entre otras.

De esta forma, todos los factores descritos con anterioridad junto con la dificultad que tiene el gestionar el uso de varios medicamentos en diferentes dosis y durante varias veces al día. Da lugar que en la mayor parte de los casos se produzca una falta de adherencia al tratamiento que se asocia con:

  • Una disminución de la calidad y esperanza de vida de la persona mayor afectada.
  • Un peor control de la enfermedad, debido a la incrementación de las complicaciones y la sintomatología.
  • Y un incremento del gasto sanitario debido al aumento de las consultas médicas, hospitalización y pruebas complementarias que se realizan.

 

Motivo por el cual hoy me gustaría que conocierais el Sistema Personalizado de Dosificación Automatizado (SPDA). Sistema que tuve el placer de conocer de la mano de Manuel Varela Pintos, farmacéutico gerente de la Farmacia Pintos en Lugo. El cual, además de ser seguro, es cómodo, sencillo y económico. Nos permite mejorar la adherencia al tratamiento y garantizar la autonomía y el cuidado de la persona mayor.

 

Sistema Personalizado de Dosificación

El SPD es un método integral de preparación, suministro y administración de medicación gestionado y supervisado por el farmacéutico. El mismo se caracteriza por estar especialmente indicado en personas mayores que:

  • Viven solas.
  • Toman medicación compleja.
  • O no cumplen de forma correcta los tratamientos farmacológicos.

A través del SPD, la persona mayor tiene una visión de su medicación organizada en pequeñas bolsitas (blisters) en las que se disponen los comprimidos y/o capsulas que la persona mayor debe tomar. Así cada blister contiene la medicación agrupada en función del momento del día en el cual debe ser administrada. Así como información necesaria para la correcta administración de la dosis. De tal forma, que la persona mayor solo tenga que preocuparse de acudir a la farmacia a por su SPD. Y a continuación tomar la medicación establecida en cada blister según el día de la semana y la toma. Evitando de esta forma errores en la administración de los medicamentos y sus consecuencias.

Por ello, no dudéis en poneros en contacto con la Farmacia Pintos y solicitar información sobre el SPD. Ya que os aseguro que cuando lo conozcáis os preguntareis como pudisteis vivir sin el.

 

Natalia Otero Pazos

Terapeuta Ocupacional-Especialista en rehabilitación neurológica
666126522
Nº registro sanitario logopeda reactive: C-27-001230
Nº registro sanitario psicología clínica reactive: C-27-001210
Nº registro sanitario odontología reactive: C-27-001203
Nº registro sanitario fisioterapia reactive: C-27-001127
Nº registro sanitario terapia ocupacional reactive: C-27-001128
Nº registro sanitario podología reactive: C-27-001180
Otros servicios que no requieren de autorización sanitaria:
Dietista - Nutricionista
Entrenamiento