parkinson tratamiento

La Enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa progresiva multisistémica que afecta al estado físico, psicológico, social y funcional de las personas, principalmente en los últimos años de su vida. 

Es uno de los trastornos neurológicos más comunes en todo el mundo, el segundo más común después del Alzheimer y su incidencia es cada vez más alta.   

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por tres signos principales: temblor, rigidez y bradicinesia (lentitud para ejecutar movimientos voluntarios), aunque presenta otros muchos síntomas.

Causas

Las causas de la enfermedad de Parkinson son todavía desconocidas pero se ha observado que existen una serie de factores de riesgo que influyen a la hora de sufrir la enfermedad.  La combinación de factores genéticos y otros factores no modificables y la exposición a factores ambientales podría ser la causa de esta enfermedad.

Estos factores de riesgo podemos dividirlos en:

  • Factores de riesgo no modificables 
    • Edad: El envejecimiento es el mayor factor de riesgo a la hora de sufrir Parkinson. La mayoría de las personas manifiestan la enfermedad entre los 60 y los 69 años. 
    • Sexo: Se ha visto que esta enfermedad es más frecuente en hombres que en mujeres.
    • Genética: Parece que la herencia genética también está presente a la hora de desarrollar la enfermedad. Los familiares de primer grado de pacientes que sufren Parkinson tienen entre 2 y 3 veces más posibilidades de desarrollar la enfermedad en comparación con la población general. 
  • Factores de riesgo modificables 
    • Tóxicos: La exposición frecuente a  ciertos herbicidas y pesticidas también puede aumentar el riesgo de padecer la enfermedad. 
    • Traumatismo craneoencefálico (TCE): Sufrir un TCE se ha relacionado directamente con desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson. 

Síntomas

Los primeros síntomas de la enfermedad son motores e inicialmente suelen ser leves e incluso pueden pasar desapercibidos. En la mayoría de los casos estos síntomas aparecen en un lado del cuerpo y a medida que la enfermedad avanza aparecen síntomas en el otro hemicuerpo.  Pero la enfermedad de Parkinson también cursa con síntomas no motores. 

  • Síntomas motores 
    • Rigidez: Se produce por un aumento del tono muscular. Puede causar dolores musculares, calambres y alteración de la expresión facial.
    • Temblores: Aparece sobre todo en las manos.
    • Bradicinesia (Lentitud en los movimientos): Lentitud para iniciar los movimientos voluntarios, con el tiempo se produce una reducción en la velocidad de los movimientos. 
    • Alteraciones de la postura: Las personas con parkinson suelen tener una postura cifótica (posición encorvada) y en flexión con flexión de la columna dorsal y lumbar. 
    • Alteraciones del equilibrio y de la marcha: Aparecen bloqueos, los pasos son cada vez más pequeños y más rápidos. La pérdida de equilibrio  y las alteraciones de la marcha provocan un mayor riesgo de sufrir caídas..
  •   Síntomas no motores 
    • Apatía
    • Trastornos neuropsiquiátricos: trastornos del humor, depresión, ansiedad, declive cognitivo  
    • Trastornos del sueño 
    • Estreñimiento 
    • Incontinencia Urinaria 
    • Dolor 
    • Otros: fatiga, visión doble, visión borrosa…

Parkinson tratamiento de fisioterapia

La fisioterapia en los pacientes que sufren Parkinson resulta fundamental para mejorar el estado físico y retrasar la progresión de los síntomas motores, mejorando así su autonomía.

El tratamiento de fisioterapia va a ir dirigido a: 

  • Mejorar la movilidad general del paciente y su actitud postural: Mejorar la movilidad de los pacientes con Parkinson, fundamentalmente la flexibilidad de la  columna vertebral, resulta fundamental  para mejorar su rendimiento físico en actividades de la vida diaria, como por ejemplo alcanzar un objeto o cambiar de posición cuando están tumbados. Además, como hemos dicho anteriormente, los pacientes con Parkinson tienen el equilibrio alterado, entre otras cosas porque su centro de gravedad está desplazado por su postura en flexión, por lo que mejorar la flexibilidad y la postura también es muy importante para mejorar el equilibrio. 
  • Entrenamiento del equilibrio y reacciones de enderezamiento: Trabajar el equilibrio y las reacciones de enderezamiento es muy importante para prevenir el riesgo de caídas.
  • Rehabilitar la marcha: Mejorar la longitud y la altura de paso, mejorar los giros y aprender estrategias para superar bloqueos. 
  • Fisioterapia respiratoria: Debido a la rigidez y a la falta de flexibilidad torácica, los volúmenes respiratorios se encuentran disminuidos en muchos de estos pacientes, por lo que la fisioterapia respiratoria también juega un papel importante en el tratamiento de los pacientes con Parkinson.
  • Trabajar la elasticidad, la fuerza y el tono muscular.

 

María López Souto

Fisioterapeuta
982873799
CategoryFisioterapia